Finales de junio

Me preguntaste de qué color era la tristeza.

Te respondí sin dudar que es marrón oscuro con ribetes negros y que además huele a habitación sin ventilar y a hospital de madrugada.

Después me preguntaste que cómo sonaba la nostalgia- Te dije que sonaba a tren destartalado alejándose y a murmullo y lloros contenidos en almohada de Ikea.

Más tarde, quisiste saber a qué olía la esperanza: te dije que a la tierra de la tienda de los chinos de mis plantas recién regadas a finales de junio y a la espuma de la cerveza del bar de abajo servida en vaso de doble

Finalmente, quisiste recordar cómo olían nuestros cuerpos en verano: te abracé y no hizo falta nada más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s