El hombre del piano

Algunas mañanas, de pie en el vagón del metro,

agacho ligeramente la cabeza y entrecierro los ojos,

esperando intuir en el tren varado enfrente,

la estela de su mirada o las conjeturas de su espalda

El tren prosigue su marcha y me desprendo de los auriculares

esperando a que llegue el chico de todas las mañanas:

ese que hace esas versiones tan bonitas

de Amaral, Ana Belén o Ismael Serrano.

Sonrío con un poco de añoranza,

y pienso en el vagón que se alejó,

antes de dejar una moneda al chico,

que hoy hizo una versión preciosa de El hombre del piano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El hombre del piano

  1. Mar dijo:

    Toca otra vez viejo perdedor
    haces que me sienta bien
    es tan triste la noche que tu canción
    sabe a derrota y a miel.

    Feliz fin de semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s