Acorronarse

Las ovejas:

se acercan mucho unas a otras para darse sombra.

Eso se llama

acorronarse.

Yo te quería decir

que prefiero hacer cola en tu casa que en la Sala Sol

y que te comería con cuchara de nácar

(aco-rro-nar-se en la Sala Sol con cuchara de nácar)

Los pulpos tienen tres corazones.

Estaría bien que:

uno,

para bombear sangre,

otro:

para los desgarros

el último: para quererse

(jeringonza)

Libro oculto en una librería de viejo.

La nueva Ginsberg aparcada en un rincón.

-Cómo nadie te vio antes-

Ahí,  acurrucada.

Ahí

-eres-

como el marcapáginas de los sábados por la mañana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s