Jäger

Ojalá esta mañana de martes pudiera irme a una isla desierta o a la cama

a beber cerveza y tocarte la cara como si fueras braille,

a descifrar tus labios y tus ojos,

del color del Jägermeister

que me miran y me tumban,

mientras me aferro a tu espalda, a mis sueños y,

finalmente,

al suelo .

Anuncios
Esta entrada fue publicada en micropoesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s