Palmira

 

Eres,

con tus ojos de gata dilatados como de eme.

Yo voy,

con la polla dura y el corazón tan blando.

 

Cuarentaytres con naranja, vodkaredbull,

cuadros y rayas,

el amor sin tu sexo,

nunca mezclaron bien.

 

 

Son tus tetas forjadas,

en hormigón armado

cadera de cristal

el amor es tan frágil.

 

Destrucción de ruinas,

mas sobrevivirás,

porque  fuiste siempre

mi Palmira infinita.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Instinto, poesía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s