La historia

Dejemos esta conversación, por favor, de una vez, no merece la pena.
Dejémosla, por favor, tengo la cabeza a punto de estallar.
No me grites así.
No me grites tú.
Jamás me pierdas el respeto
Abandonemos la historia de una vez.
No merece la pena.
Dejémoslo, tú y yo.
Por favor.
De una vez.
Dejémoslo.
Quédate mis libros, quédate mis recuerdos.
Pero devuélveme los poemas que un día te alquilé y las llamadas a cobro revertido que una vez tuve que empeñar.
Ahora abre esa puerta y déjame marchar.
No merece la pena.
No mereces sentirla
No merezco guardarla.
No merece.

La pena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s