Copa Korac

Fuiste como la Copa Korac,
batalladora, feroz, agresiva,
esquiva, casi yugoslava,
Me empeñé, me cegué y te perseguí por pabellones atestados y bares de segunda, barras de tercera y banquillos de cuarta,
bregué contra sucios rivales y árbitros impronunciables,
Te conseguí, y casi, casi, te amé,
jugamos, nos la jugamos, reímos,
incluso lanzamos alguna bengala,
pero nunca dejaste de ser mi segundo premio,
nunca dejaste de ser mi Copa Korac.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Instinto, poesía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s