Estío

Cayó súbitamente en la cuenta en el parecido de las palabras estío y hastío, mientras observaba con disimulo las serpenteantes estrías de la mujer que tenía al lado. El ruido del mar y los graznidos de las gaviotas le causaban cierta intranquilidad. Un día soleado aunque algo brumoso en un puerto pesquero de alguna parte del mundo, donde confluían en armonía el hastío, el estío y, ahora, las estrías. Le pidió fuego.

Ella leía a Cheever; él, más veraniego y mundano, había elegido a Stevenson. Sacó su pitillera, extrajo un cigarro y le dio fuego. Gracias, le dijo. Apenas cruzaron sus miradas. Las gaviotas sobrevolaban en círculo. Pronto sería la hora de comer. Se estaba nublando y el viento arreciaba.

Recogió y su bolsa y se levantó. Quizá nos volvamos a ver por aquí.  Ella, levantando las gafas de sol y dejando entrever sus ojos color miel, posó el libro en su regazo, y le contestó al cabo de unos segundos. Puede ser.

Acabó de recoger sus cosas y se dirigió a su hotel,  con el pitillo en la comisura, y sintiendo en el cogote la brisa marina, los graznidos, y el hastío.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Minirrelato y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Estío

  1. miguel dijo:

    qué bien que escribes gachón 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s