El día en el que me enamoré de mi asistenta

Enamorarse de tu asistenta es lo más parecido a un síndrome de Pigmalion que pueda existir. Si además tiene ojos gatunos, modales recios y mirada espartana no puedes hacer nada más que rendirte a sus pies y querer acogerla, quererla, que te cuide, que la cuides y que la beses, con la dulzura que se merece, entre el estropajo y la lejía. Escribir no consiste en escribir sobre lo que sabes ni sobre lo que vives. Escribir consiste en escribir sobre lo que crees que sabes y lo que crees que vives. El amor es enamorarte de tu asistenta un día que nevó. Eso fue al menos lo que me contaron. Del resto, ya ni me acuerdo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Instinto, Minirrelato y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s