Cómo olvidarla

Cómo no echar de menos los suaves y rápidos aleteos , y el cosquilleo alrededor del ombligo.

No, empieza otra vez. Demasiado fácil.

Como olvidar el almíbar de sus labios en mi boca y el olor de su colonia colándose en mis muñecas.

Déjalo, demasiado azucarado.

Cómo olvidar follarla con violencia de madrugada frente al espejo, sentirme más allá de Orion, ver reflejadas nuestras caras de sofoco y volver después a la cama para guarecerme entre sus pechos, su cabello y mi aliento.

Olvídalo, demasiado grosero.

Cómo olvidar cocinar juntos escuchando cualquier cosa, comprobar si el caldo está salado y tomar una cerveza con anchoas.

Mira. Demasiado cotidiano.

Cómo olvidar irme al trabajo con un beso de buenos días, el sabor del café y no poder esperar el momento de verla otra vez por la noche.

Déjalo, de verdad. Hoy no es tu día. Inténtalo mañana.

Eso haré.

Pero cómo olvidarla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cómo olvidarla

  1. juanjoperni dijo:

    Cada vez escribes mejor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s