Para ellos (con amor)

Me refiero a ellos, a esa clase de gente/

A ellos, son los que te rodean/

Y  consiguen robarte la voluntad y la alegría tan solo con una mirada sostenida y fútil/

Usando una de esos vistazos tristes y punzantes, tan ensayados/

Miradas más tristes que una mañana de ataúdes blancos/

Gente de boca entreabierta, casi a punto de desprenderse el labio inferior/

Anhelan con temor, quién sabe si por no haber echado un puto polvo decente en tres años o cuatro/

O porque sus hemorroides no les dejan sentarse en la silla por el escozor/

Cosas así, yo qué sé, me es indiferente/

Porque al próximo que me mire así/

Cualquier mañana de estas, le diré dos o tres cosas/

Y sabrá que no se puede ir por la vida esparciendo angustias de ese modo/

Les diré que follen más, les recomendaré una buena crema hemorroidal, y les diré que compren vino bueno en vez de esa mierda del Mercadona de la esquina/

Quizá les recomiende que bailen, que se dejen llevar/

Aunque yo deteste hacerlo, y aunque solo me deje llevar por quien sea capaz de hacerlo/

Y si después de todo eso no me hacen caso/

No me quedará más remedio que acabar con ellos y esparcir sus cenizas en el jardín de los desconsolados/

ese donde los senderos no se bifurcan/

Y donde Mercadona  siempre vende vino picado, las hemorroides no tienen cura/

y no se folla en el jamás de los jamases/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s