Gusanos

De modo que sucede así, de este forma/

Que besas a alguien por primera vez y crees que no tendrás que besar a nadie más el resto de tu vida/

Y estás convencido de que su saliva te bastará para sobrevivir hasta el fin de los tiempos/

Y sucede que un día cualquiera, en otro lugar, en otro momento/

Besas de nuevo a alguien por primera vez/

Y vuelves a pensar que ya no quieres nada más, que has alcanzado el cénit/

El cénit en sus labios, en su lengua y en sus dulces fluidos/

Te sientes pleno, pero ya sabes que en cualquier momento aparecerá otra boca a la que besar hasta hacerte daño/

En los labios/

Y en los suyos/

Y llegará un buen día, con el regusto de la última saliva entre los dientes/

Que te caerás y besarás el suelo/

Y no podrás besar más labios que el de los gusanos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De mis favoritos, poesía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s