Pinball

Y lo que le ocurrió fue que la bola se encalló en uno de los laterales de la refulgente máquina y no pudo hacer nada, a pesar de accionar con inusitada violencia las paletas , incluso intentó levantar, sin éxito, la máquina, y tenía en su haber un montón de puntos, extras, y todos los récords, tras muchos años de proyectar y reproyectar la bola contra las luces, y todos esos ruidos electrónicos, y de tener heridas en los dedos, y apenas pudo hacer  más que dejarse caer, y observar cómo la bola se colaba, lentamente, por un lateral, hasta desaparecer para siempre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Instinto, Micro-relato y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s