Catarro

Abro, con esmero, el pequeño sobre blanco de bordes azules y vierto el contenido del medicamento en un vaso de agua. El agua empieza a cuchichear con sus burbujas, y la espuma avanza como la resaca en la marea.

Dejo que se calme, miro al vaso y,  todavía moqueando un poco, disfruto otra vez del polvo efervescente que aquel día te eché en una playa de Almería.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Instinto, Micro-relato y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Catarro

  1. yapalf dijo:

    jaajajajajajajajajaja… Me parto! Ciertamente, tus catarros son mucho menos traumáticos que los míos : P Feliz despertar primaveral 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s