Lost games

Y de pronto echó de menos aquellos tiempos/ los tiempos en los que nada importaba/los tiempos en los que los días no eran más que probaturas/y las noches antesala de su gloria/ y se acordó/ de que ya no estaba ella/ la chica de las mejillas de porcelana y los pechos como asfalto derritiéndose en agosto/ y se acordó, aquí, hoy, de repente/ en esta oficina/ aporreando un teclado que no es el suyo/en una oficina que tampoco – en absoluto- lo era/ y se sorprendió a sí mismo alargando el brazo/siquiera para poder imaginar que volvía a tocar esos días/ de cuando los juegos eran juegos y los polvos no eran amargos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en poesía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lost games

  1. Erico G.B dijo:

    Genial, como casi todas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s