Hat-trick

Entró en la amplia habitación y vio allí, inerme, el cadáver, sentado en su sofá favorito, manchado de sangre, fresca. Olía a matanza de cerdo. El mando de la televisión se sostenía en sus rodillas. La televisión daba las noticias, en voz muy alta. Irak, Afganistán, hat- trick de Ronaldo, mañana cielos muy nubosos con posibilidad alta de precipitaciones, y marejada a fuerte marejada.  La lavadora estaba terminando de centrifugar ropa de color. Entraba todavía algo de luz. El gato lamía con su lengua áspera la suave cara de Silvia. Cogió la pistola utilizada por su mujer y se la introdujo en la boca. Jamás había utilizado un arma. Ni siquiera sabía que ella tuviese una. Chupó  el cañón de la pistola; estaba frío  y le dio dentera. Esto no es América, pensó. Se sonrió. Apretó el gatillo: el suicidio siempre le pareció una valentía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Instinto, Minirrelato y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Hat-trick

  1. yapalf dijo:

    joder. Que puntería tengo, la virgen; siempre me pillan estos post tuyos llevándome tenedor o cuchara a la boca. Más allá de eso, gracias por hablar de precipitaciones, nubes y marejadas y dejar de lado ciclogénesis explosivas…

  2. martisitio dijo:

    y san josé! la verdad es que los informativos son para suicidarse…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s